Cóndor de los Andes

El Cóndor de los Andes

El cóndor andino, cóndor de los Andes o simplemente cóndor (Vultur gryphus) es una especie de ave de la familia Cathartidae que habita en Sudamérica.

El orden al que pertenece su familia se encuentra en disputa. Se extiende por la cordillera de los Andes, cordilleras próximas a ella y las costas adyacentes de los océanos Pacífico y Atlántico.

Es el ave no marina de mayor envergadura del Planeta. No posee subespecies. Su nombre procede del quechua cùntur.

 

Cóndor de los Andes es un ave grande

Es un ave grande y negra, con plumas blancas alrededor del cuello y en partes de las alas. La cabeza carece de plumas y es de color rojo, pudiendo cambiar de tonalidad de acuerdo al estado emocional del ave.

A diferencia de la mayor parte de las aves de presa, el macho es mayor que la hembra.

 

El cóndor es un carroñero

Es un ave carroñera. Anida entre los 1000 y 5000 msnm, generalmente en formaciones rocosas inaccesibles.

Posee una tasa de reproducción muy baja y se espera que al menos ponga un huevo cada dos años. Es una de las aves más longevas, pudiendo alcanzar la edad de 50 años.

 

Es un símbolo nacional de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y tiene un importante rol en el folclore y la mitología de las regiones andinas de Sudamérica. El cóndor andino fue declarado monumento natural de Chile mediante decreto el 30 de junio de 2006.

 

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza la cataloga como una especie casi amenazada, ya que sufre la pérdida de su hábitat y el envenenamiento por la ingesta de animales intoxicados o de los propios cebos envenenados colocados ilegalmente por cazadores y ganaderos. Varios países iniciaron programas de reproducción en cautividad.

 

Es considerada como Patrimonio Cultural y natural de Sudamérica.

Águila calva

El Águila calva

El águila calva, conocida por su cola y cabeza de plumas blancas (que no calva), es la orgullosa ave símbolo nacional de Estados Unidos, aunque estuvo al borde de la extinción en ese país.

Águila calva objeto de caza

Durante muchas décadas, las águilas calvas fueron cazadas por deporte y para «proteger» las zonas de pesca.

Los pesticidas como el DDT también causaron estragos entre las águilas y otras aves. Estos productos químicos se depositan en los peces, que forman la mayor parte de la dieta del águila.

Debilitan los cascarones de sus huevos y limitan gravemente su capacidad para reproducirse.

 

Águila calva en peligro de extinción

Desde la severa restricción del uso de DDT en 1972, la población de águilas ha resurgido notablemente, a lo que también han contribuido los programas de reintroducción.

El resultado es un triunfo de la vida silvestre. El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos ha recalificado su situación, que ha pasado de especie en peligro a amenazada.

 

Hábitat del Águila calva

Aunque su población ha crecido en gran parte de su territorio, las águilas calvas siguen siendo más abundantes en Alaska y Canadá.

Estas poderosas aves rapaces usan los talones para pescar, aunque muchas veces se alimentan de carroña o robando las presas de otros animales. (Esta conducta ladrona motivó la memorable oposición de Ben Franklin a la designación del ave como símbolo nacional de Estados Unidos.)

Viven cerca del agua, especialmente en costas y lagos, donde la pesca es abundante, aunque también cazan y comen pequeños mamíferos.

 

Águila calva en pareja

Se cree que las águilas calvas se emparejan de por vida. La pareja construye en lo alto un enorme nido de palos, que se encuentra entre los más grandes de todas las aves. Suelen poner dos huevos al año.

Los aguiluchos son oscuros y hasta más o menos los cinco años de edad no presentan las características marcas blancas que distinguen tan claramente a sus progenitores.

Las águilas jóvenes recorren grandes distancias. Se han avistado aves de Florida en Míchigan, y se sabe que águilas de California han volado hasta Alaska.