febrero 27th, 2017 by Ainhoa Petrov

1. Respetar su necesidad de independencia y privacidad

Independencia

Los gatos descienden del gato salvaje africano, este, tiene un espíritu libre e independiente. Aunque los gatos domésticos pueden ser cariñosos en mayor o menor medida, debemos respetar su independencia, debe ser el que nos busque y determine cuando termine el contacto. No debemos forzarlo a permanecer a nuestro lado o acariciarlo mas tiempo del que el considere, pues eso ,  podría generar estrés  u otro tipo de conductas indeseables.

Privacidad

A veces necesitan  un periodo de descanso y tranquilidad lejos de personas y otros animales, escogen normalmente una habitación. Dejar un transportin abierto en una habitación es una buena opción para ello.  No debemos molestarles durante este periodo.

2. No castigarlo

No suele funcionar en el gato y ademas pueden causar estrés dando lugar a conductas indeseadas, miedo y agresividad.

3. Proporcionarle un espacio tridimensional

La conducta natural del gato incluye la tendencia a saltar y descansar a lugares elevados donde se sienten mas seguros. Debemos proporcionar un espacio con múltiples alturas.

Una opción es hacerlo con un rascador, los hay variados y de múltiples alturas. Este deberemos ponerlo en la zona donde el gato pase la mayor parte del tiempo, por ejemplo el salón.

4. Favorecer un buen uso de la bandeja de arena

El numero de bandejas de arena debe ser igual al numero de gatos mas una. Es decir, si tenemos un gato deberíamos de disponer al menos de dos bandejas.

Estas deben estar situadas en un lugar tranquilo, lejos de la comida y el agua. Debe ser de borde bajo y suficientemente anchas como para que el gato puede darse la vuelta sobre si mismo. Es preferible usar bandejas descubiertas y arena aglomerante, no usar arena perfumada.

La limpieza variará dependiendo del numero de gatos, pero en general, deben retirarse las  heces diariamente y cambiar toda la arena  al menos una vez en semana.

5. Administrar una dieta adecuada

El gato es carnívoro estricto por lo que su dieta se basa fundamentalmente en proteínas, así que, ademas del pienso seco, con un buen porcentaje de proteínas, que suministraremos adlibitum (estará puesto todo el día). Salvo excepciones, debemos proporcionar comida húmeda, casera y/o enlatada, en pequeñas pomas varias veces al día. Si ademas convertimos esta comida húmeda en un juego escondiéndole pequeños trozos en distintas zonas, estimularemos su conducta natural de búsqueda de alimento.

Para los gatos que pasen mucho tiempo solos o tengan problemas de obesidad se recomienda poner los comederos en alto y usar comederos interactivos evitando así el abuso indiscriminado de comida y estimulando su conducta cazadora.

6. Estimular un consumo adecuado de agua

Sobre todo en los casos en los que el gato como sobre todo pienso ya que este tiene muy baja proporción de agua.

Proporcionaremos varios bebederos en distintos lugares de la casa, de acero inoxidable, cristal o cerámica, preferiblemente (no de plástico).

El bebedero debe ser suficientemente ancho como para que el gato no roce el cuenco con los bigotes ni con las mejillas, es desagradable para ellos.

Existen distintos bebederos tipo fuente en el mercado que promueven el consumo de agua.

7. Permitir que marque el territorio con las garras

La conducta del rascado tiene tres funciones conocidas.

  1. Depositar marcas visuales y olfativas en el territorio.
  2. Acondicionar las garras.
  3. Estirar y tonificar la musculatura.

Se trata de una conducta natural que no debemos restringir, en cualquier caso debemos redirigirla ha un rascador.

Un buen rascador debe cumplir las siguientes características:

Debe estar situado próximo a los lugares de descanso y sobre todo en los lugares que el gato ha marcado con anterioridad.

La superficie del rascado debe situarse en el plano vertical (aunque algunos lo prefieren horizontal)

El rascador debe ser totalmente estable, el gato debe apoyar las dos patas en el rascador sin que este pierda estabilidad.

La superficie de rascado debe ser atractivo para el gato, suelen ser de cuerda, esparto o cartón. La alineacion vertical de las cuerdas, de arriba abajo, suelen ser preferidas.

8. Satisfacer sus necesidades de juego y exploración.

Jugar con nuestro gato

Debemos jugar con nuestro gato al menos una o dos veces al día.

Nunca jugar con manos y pies, proporcionar pelotas, ratones, cuerdas …. . Hay diferentes tipos de juguetes para gatos, cámbialos cada 2-3 días para evitar que el gato pierda interés y la motivación.

Cuando estimulamos su conducta de caza con el juego siempre debemos permitir que finalmente el gato caze algo (su presa, común juguete, comida etc.) sino podría ocasionarles frustración, por lo que si se usa un láser aportar al final algo (un trozo de comida por ejemplo) que el gato puede cazar.

Conseguiremos  que el gato juegue solo.

Existen en el mercado diferentes dispositivos muy variados, juguetes interactivos para que el animal juegue solo. Debemos enseñarlos a jugar con ellos.

9. No trasladarlo de territorio

Los gatos están muy apegados a su territorio y cambiarlo es uno de los procesos potencialmente más estresantes. Si nos vamos a ir unos días es preferible dejarlo en casa y que una persona de confianza se acerque a diario a verlo y cambiar agua y comida y limpiar la arena.

Si por el contrario no tenemos mas remedio que trasladarlo debemos hablar con nuestro veterinario para que nos explique que precauciones tomar para evitar  que se estrese.

10. Aprender de reconocer cuando no esta bien

Como norma general todo propietario conoce a su gato y aprecia cambios en el comportamiento. Estos cambios en el gato son los primeros que nos dicen que algo no va bien, debemos reconocerlos e identificarlos.

Si nuestro gato:

  1. Parece menos activo, se mueve menos por la casa e incluso se esconde.
  2. Tiene menos ganas de jugar.
  3. Pide caricias con menos frecuencia.
  4. Se muestra irritable, sobre todo al acariciarlo.
  5. Orina o defeca fuera de la bandeja.
  6. Come menos o no come.
  7. Tiene el pelaje sucio.
  8. Presenta zonas del cuerpo sin pelo.
  9. Maúlla con mucha frecuencia.

Podría no sentirse bien, debemos consultarlo con nuestro veterinario.

 

 

 

Posted in Animales Tagged with: , , ,