Columbidae o Paloma

Publicado por

Las palomas

 

Son aves dotadas de gran inteligencia (si se las compara con otras aves), y monógamas; esta característica les permite un gran cuidado de sus crías e, incluso, quizás una relación afectiva (etológica) importante entre progenitores y descendencia.

La monogamia entre las palomas, por otra parte, parece facilitar en gran medida una alta tasa reproductiva (pese a que también, como otros animales silvestres, las palomas sufren de una gran mortandad “infantil”).

 

Las crías de palomas

Las crías de palomas, al poco tiempo de estar listas para autosustentarse y lo suficientemente desarrolladas como para volar, son expulsadas del territorio en que anida la pareja progenitora.

La misma generalmente vuelve a procrear en poco tiempo otros dos pichones a los que la pareja de padre y madre dedica gran dedicación y cuidado (la madre suele quedarse gran parte de su tiempo en el sencillo nido empollando los huevos y luego cuidando a los pichones mientras el padre o palomo busca alimentos para nutrir a la familia).

 

 

Los nidos

Los nidos, normalmente débiles, están elaborados con pequeñas ramas, y los huevos, habitualmente dos, son incubados por ambos sexos. Naturalmente las palomas se alimentan de semillas y frutos. Ambos sexos alimentan a sus crías con una secreción muy nutritiva denominada leche del buche, que se segrega por células especiales.

 

Un gran sentido de la orientación

Aparte de tener un gran sentido de la orientación, la paloma es una de las aves que más rápido vuela: alcanza los 56 km/h. También caracteriza a las palomas su agudísimo sentido de la vista: la Guardia Costera de los Estados Unidos suele equipar a sus helicópteros de rescate con un par de palomas ubicadas en una pequeña cabina con ventanales hacia la parte inferior delantera del vehículo.

Las palomas pueden ver, mucho antes que el ser humano, la cabeza flotante de un náufrago en alta mar, advirtiéndolo con sus rumoreos y picotazos. Esto es prácticamente imposible de realizar por los ojos humanos y sus dispositivos (o gadgets), aún en pleno día despejado.

 

 

Las palomas jóvenes se denominan pichones, y las personas que crían palomas se denominan colombófilos.

Deja un comentario