Pez manta

El Pez manta

La manta raya o manta gigante (Manta birostris) es una especie de las mobranquio del orden Myliobatiformes. A diferencia de otras especies del orden, la manta raya carece de aguijón venenoso en la cola.

Habitan en mares de aguas templadas de todo el mundo; se alimentan de plancton, peces pequeños y calamares. Generalmente, al igual que los tiburones, tienen peces limpiadores o rémoras oportunistas pegadas a la parte inferior, que buscan las sobras que quedan de su alimentación y también protección.

En zonas como las costas de Filipinas, Argentina y el golfo de México su población se vio diezmada en los años noventa por el descontrol en la caza con arpón. Actualmente se desconoce su población y por lo tanto no se sabe si está o no en peligro de extinción; en cualquier caso se considera una especie vulnerable en las zonas anteriormente mencionadas.

Al igual que los tiburones o delfines, realizan saltos fuera del agua. Se han observado tres tipos de saltos: salto hacia delante cayendo de cabeza, salto hacia delante cayendo con la cola y voltereta.

Las razones por las que hacen esto podrían ser: como método de huida ante sus predadores, para quitarse ellas mismas los parásitos, para comunicarse con otras rayas (el ruido provocado al chocar contra la superficie del agua se puede oír y ver desde varios kilómetros de distancia).

Los machos podrían hacerlo también como parte del cortejo, para demostrar su fortaleza o quizás sea simplemente una forma de juego.

Existen leyendas de pescadores que han sido rescatados por mantas, pero no hay registros de que esto sea cierto.

De hecho, existe un debate abierto acerca de si es apropiado o no agarrarse a ellas para ser arrastrados bajo el agua ya que esto puede dañar su capa mucosa que la protege de infecciones, además de que es imprevisible la reacción del animal al contacto con el hombre. Por otro lado, algunos ejemplares se han acostumbrado a la presencia del hombre facilitando así su estudio y preservación en el medio ambiente.

El aceite de raya es un valioso alimento de importancia nutrición debido a la concentración de ácidos grasos saturados que presenta. En algunas zonas de Sudamérica se le da otro uso aparte del alimenticio: los pescadores extraen el aceite de la raya para su uso contra el asma, pues aseguran que puede llegar a curarla.

Para preparar el aceite de raya se coge un hígado de raya entero y fresco, se coloca en una olla con agua y se cocina durante cuatro horas aproximadamente, hasta que el agua se evapore y permita la salida del aceite del hígado. Luego se pone en un frasco o botella y se deja reposar  un día al menos antes de consumirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *